Toshitsugu Takamatsu

Toshitsugu Takamatsu nació el 22 de marzo de 1888 en Kobe. Ya a la edad de un año comenzó a ser criado por "madrinas". Como su padre era un empresario y viajaba cambiando de negocios constantemente así cambiaban sus madrinas. Fue criado por 9 diferentes madrinas. Según el maestro, quizás fue por eso que de niño fuera apodado “niño llorón”. Cuando era un niño, Takamatsu era siempre molestado por sus compañeros de clase. Debido a su carácter débil, su padre decidió llevarlo con su tío abuelo Shinryuken Masamitsu Toda. Takamatsu comenzó su entrenamiento en el Toda Dojo a la edad de 9 años, yendo todos los días después del colegio. Su entrenamiento comenzó siendo muy particular, Toda Sensei en persona se encargaba de tirarlo de un lado a otro, hasta incluso hacerlo sangrar. Recién después de un año de este tipo de entrenamiento, comenzó con su primera técnica.

Cuando solo contaba con 10 años, en una ocasión, en su escuela, en una clase de lucha, su profesor lo hizo pasar al frente a luchar. El estaba muy atemorizado, pero pasó; y ¡oh sorpresa!, no le fue para nada difícil derribar a 8 o 9 oponentes. Esto lo llevo a tomar confianza en sí mismo y a finalizar con su apodo de niño llorón.

Cuando Takamatsu tenía 13 años ya había logrado dominar todas las técnicas de Shinden Fudo Ryu, por lo que le fue otorgado el titulo de Menkyo Kaiden.

Luego comenzó su entrenamiento en Koto Ryu Koppo Jutsu y Togakure Ryu Ninjutsu. Según Takamatsu, el "karate" de Koto Ryu era divertido, pero el Ninjutsu lo aburría, porque su entrenamiento consistía en correr de un lado a otro sosteniendo una tabla de 6 cm de espesor. En una ocasión cuando Takamatsu sensei todavía contaba con 13 años de edad, tuvo un altercado con unos delincuentes juveniles de Kobe:

“Una noche, cuando caminaba por el camino de Arima, hacia una fiesta en el templo Ikuta, 3 malhechores de 17 a 18 años de edad, le salieron al paso, y tomándolo de los brazos le dijeron: “Takamatsu te estás volviendo muy arrogante, y sería mejor ponerte en tu lugar”. Llevándolo a un lugar apartado, intentaron golpearlo. Al primero que le intento abofetear lo arrojó a 3 mts de distancia. Luego, los otros 2 saltaron sobre él, pero también salieron despedidos. Y así pudo huir de los malhechores. La noche siguiente saliendo a caminar con un amigo, otra vez los malhechores lo sorprendieron; y lo llevaron a un estanque. Tan pronto como uno de ellos silbó, otros malhechores salieron en emboscada. Uno de ellos que llevaba una katana, se acerco diciendo: “Vamos a devolverte lo de ayer, sino quieres aceptar nuestro desafío, arrodíllate y pide perdón”. Pensando que era absurdo ser herido, simulo arrodillarse en el suelo como si fuera a pedir perdón, y sorprendiéndolo tomo una piedra y golpeo su pie con fuerza. Cuando este cayó, los otros se apresuraron a atacarlo, pero Takamatsu los derribó de un lado a otro, después de tirar a 7 u 8, todos se dispersaron del lugar. A la mañana siguiente un oficial de policía del distrito de Kobe Kiryubashi, fue hasta la casa de Takamatsu, y se lo llevó al departamento de policía, donde lo interrogaron: “Heriste a muchos malhechores en la pelea de anoche, ¿Cuántos de ustedes estaban allí?”. Takamatsu contesto que estaba solo el “¡tonterías!, había 60 delincuentes y 10 resultaron heridos”. A lo que Takamatsu contesto: “No tengo idea de cuantos eran, solo sé que uno de ellos tenía una katana y era bastante peligroso y lo derribé primero. Este fue el comienzo y luego continué tirando a los que me atacaban, no me pare a ver si resultaban heridos o no”. Al dudar el oficial de su palabra, convoco a su compañero de clases: Osaka Kun; el que testifico diciendo: “Eramos solamente dos, el y yo; y todo lo que hice fue estarme quieto y mirar”. El oficial estaba totalmente asombrado. Mientras Toda Sensei lo fue a sacar en libertad bajo fianza, al hablar con el oficial le dijo: “Incluso aunque tiene solamente 13 años, tiene la habilidad de un experto; y puede derrotar a tantos como quiera”. Fue la noticia de la mañana en los diarios de Kobe “Chico de 13 años de edad, experto en "Judo", pone fuera de combate fácilmente a 60 malhechores”.

A los 13 años de edad, después de terminar la escuela secundaria; Takamatsu ingresó a la escuela inglesa de George Bundow, y a una escuela tradicional de Literatura China en Kobe. Fue ahí cuando comenzó a entrenar Hontai Takagi Yoshin Ryu, con Mizuta Yoshitaro Tadafusa; el 15º Soke. Entrenando día y noche le fue fácil obtener el nivel de expertos; y le fueron otorgados los principales secretos del Ryu. A la edad de 15 años, visitando a Toda Sensei por unos asuntos, el maestro le dio la bienvenida diciéndole: “Llegas en el momento oportuno, hay dos Musashi Bugeisha, probando sus técnicas con nosotros, Shinbo Kun, será el primero en salir; ¿porque no sales tu en segundo lugar?”. Shinbo Kun era un experto; y a los 25 años estaba en la más alta condición física. Tan pronto como había comenzado el combate, Shinbo Kun había sido derrotado con Gyaku Otoshi. Llegando el punto del joven Takamatsu. Se pararon frente a frente, Takamatsu aplicaba presión espiritual a través de los ojos, en un momento de descuido el Musashi Bugeisha intento golpear a Takamatsu, siendo derribado con un Gyaku Nage.  Al instante se levanto el otro contrincante, un experto de 30 años de edad, con aspecto amenazante, quien se planto ante Takamatsu muy cauteloso. Ninguno pudo aplicarse una técnica durante 30 minutos, solo se miraban aplicando presión espiritual. En un momento, el Musashi Bugeisha amago con su mano derecha, pero el joven Takamatsu, lo tomo y lo derribó con Gyaku Ganseki Otoshi, creyéndose el vencedor, Takamatsu se sintió mareado y perdió el conocimiento. El Musashi Bugeisha, había usado dos Kiten: uno en el oído y otro en el brazo derecho, justo cuando estaba derribándolo, a pesar de esto el oponente dijo: “El derrotado fui yo, él me derribo primero”.

Después de saber que Takamatsu tenía solo 15 años de edad, el Musashi Bugeisha dijo: “Si es así de hábil a los 15 años, debe ser un genio. Será seguro un maestro algún día.”. A los 17 años Takamatsu conoció al maestro Ishitani Matsutaro Takekage, empleado por su padre como hombre de seguridad en la fábrica de fósforos, era ya anciano y usaba su Boken como bastón. Arreglo una parte de la almacén como dojo, y enseño a Takamatsu y a Iwami Sakunosuke Nangaku, junto con otros; los secretos del Kuki Happo Hiken Hon Tai Takagi Yoshin Ryu y Gikan Ryu, durante dos años hasta que falleció en su regazo. A Takamatsu le fue concedido el permiso por la familia Kuki, para formar su propia tradición de Kuki Shin; denominándola Kuki Shinden Ryu. Mientras Iwami Sakunosuke Nangaku, fue posteriormente 16º Soke de Kuki Shin Ryu, y Shihan de Bujutsu.

A los 21 años de edad, tras la desilusión por la forma de vida que llevaba su familia, decidió internarse en el monte Maya de Kobe; y cerca de su casa en un lugar del monte que se llamaba Kame no Taki (cascada de la tortuga). Vivió aproximadamente 2 años alimentándose de arroz crudo. Durante este tiempo fue muy disciplinado en las prácticas de "karate" y Ninjutsu. Dándose cuenta que no podía hacer nada que valiera la pena sin dinero; decidió viajar a China. Durante ese tiempo Takamatsu ganó mucho dinero con las técnicas de Ninjutsu en China, ya que tenía muchos alumnos; llegando a ser el 1º presidente de la Nippon Minkoku Seisen Butoku Kai, donde tuvo su famoso enfrentamiento con el militar chino Zhang Zi Liang; el cual era un experto en Kung Fu Shaolin.

Zhang Zi Liang, contaba con 37 años de edad, y pesaba alrededor de 111 kg midiendo 1.90 de altura, este al tener conocimiento de Takamatsu, y de sus victorias en competencias de artes marciales decidió ir a retarlo a un duelo. En ese entonces Takamatsu tenía 26 años y pesaba 75 kg aproximadamente y le disgustaba la idea de pelear con esa persona, rechazándolo dos veces. Una noche tuvo un sueño, el sueño un ogro intentaba golpear a una mariposa con una porra de hierro, y la mariposa rechazaba los golpes volando alrededor velozmente; sin dificultad, hasta dejar exhausto al ogro. Viendo esto en el sueño, decidió aceptar el combate. El mediador del combate fue el señor Lian, tío del emperador. Cuando el combate dio comienzo, Zhang Zi Liang, salto sobre Takamatsu con un feroz ataque, pero este ya no estaba allí, al tiempo ataco con los puños y garras como un feroz tigre, pero Takamatsu esquivaba cada ataque con saltos de casi 4 metros de distancia; utilizando la técnica de Hichojutsu (saltos). Después de una hora aproximadamente, Zhang Zi Liang, con su pesado cuerpo, llego a estar empapado en sudor; y sus movimientos comenzaron a ser más lentos, mientras que Takamatsu Sensei, gracias a su entrenamiento estaba en óptimas condiciones. El Sr. Lian, al ver el estado del contrincante, y al ver que el tiempo de la pelea había concluido, decidió dar por finalizado el combate, declarándolo “un empate”. Zhang Zi Liang, quedando impresionado con la capacidad de Takamatsu, desde ese momento sellaron un pacto de amistad. Fue, Zhang Zi Liang, quien lo llamó “Moko No Tora” (el tigre de Mongolia).

Después de haber estado casi 10 años en China, y haber juntado suficiente dinero con el Ninjutsu, regresó a Japón. En su regreso sintió el deseo ferviente de visitar la tumba de su antigua novia Kogane, y también visitar a su abuela. Contaba con 33 años. Takamatsu dejo entrever que deseaba quedarse para recuperarse de su enfermedad (Beri Beri).  Ella le abrió su casa y estuvo allí durante un mes, tras lo cual llego un mensajero de su padre. El mensaje decía que si ella insistía en cuidar al joven Jutaro (apodo de juventud de Takamatsu), el padre dejaría de enviarle su mensualidad. La respuesta fue: “Yo cuidare de mi nieto aunque tenga que trabajar a mi avanzada edad para hacerlo. Por favor relátele lo que dije a mi hijo.” A pesar de esto, pensó que cuanto más pronto se fuera, menos problema causaría a su abuela. Esperó a que ella saliera de la casa, y entonces partió sin nada más que lo que llevaba puesto. Decidió que su destino seria la montaña Mayasan. Fue hacia allí arrastrándose. Era a principios del verano, Jutaro miraba al cielo mientras subía por el sendero de la montaña.  Se arrastro hasta llegar a Kame No Taki (cascada de la tortuga).

Allí sintió que recuperaba algo de sus fuerzas. Con él llevaba 3 sacos de arroz integral para comer. Se asentó en la orilla de la cascada en una cabaña que no tenia tablas en el suelo. Usaba hojas de hierba seca como manta. Como no tenia fósforos, tenía que comer el arroz lavándolo en la cascada, secándolo al sol, y triturándolo. Perseguía con desesperación las nueces que traía la corriente para comérselas. Sus debilitadas piernas estaban desangradas.

Un anciano vio a Jutaro bañándose bajo la cascada. Se le acerco para hablarle: “Pareces estar practicando ascetismo, pero ¿para qué oras?; a lo que Jutaro respondió “Quiero curar mi enfermedad”. “Eso no debería ser una tarea tan difícil. Tienes Beri Beri, y tienes la lombriz solitaria en tu estómago. Yo puedo curarte. Liberémonos primero de las lombrices”. Con sus manos realizó un Mudra, y con un kiai, clavó sus manos en el estómago de Takamatsu, al mismo tiempo que recitaba un Mantra. Luego trepó a una roca y se alejó, parecía que sus pies no tocaban el suelo. Después de haberlo curado por completo, el místico anciano decidió trasmitir sus enseñanzas al joven Jutaro. Enseñándole las técnicas para predecir cuánto viviría una persona, para ver en la oscuridad, y como darle libertad a los animales. Al anciano le había tomado toda su vida adquirir esas habilidades. También le trasmitió la percepción de los cambios de la naturaleza, y como predecir las calamidades antes de que ocurran. Al cabo de un tiempo de práctica, comenzó a ver la luz y pensó: “He estado entrenando, creyendo que las artes marciales proveen una técnica para vencer al enemigo, mientras que el Ninpo era el arte del furtivismo. Pero cuando pienso acerca de la dirección correcta de obtener la iluminación, todo se simplifica a estudiar las leyes de la naturaleza”.

Continuó su entrenamiento por tres meses más. Al cabo de 90 días, Jutaro le dijo adiós al gran sapo, a la gran víbora, al salto de la montaña, a las rocas y a los árboles de los que se había hecho amigo en su estadía de la montaña. Luego descendió.

Con el tiempo, Takamatsu, construyó un hostal, un hotel y un restaurante en Kashiwarashi; sin que nadie supiera que era un maestro de Bujutsu. Nueve tradiciones de artes de combate que habían sido utilizadas para luchar en la escena de la historia reciente de Japón, iban a desaparecer sin nadie darse cuenta. Estas artes marciales pasaron de Takamatsu a Masaaki Hatsumi.

Takamatsu recibió de Shinryuken Masamitsu Toda los siguientes Ryu Ha:

  • Shinden Fudo Ryu

  • Koto RyuTogakure Ryu

  • Kumogakure Ryu

  • Gyokushin Ryu

  • Gyokko Ryu

  • Gikan Ryu

De Ishitani Matsutaro Takekage recibió:

  • Gikan Ryu

  • Kukishin Ryu

  • Hon Tai Takagi Yoshin Ryu

De Misuta Yoshitaro Tadafusa recibió:

  • Hon Tai Takagi Yoshin Ryu

Takamatsu tuvo otros alumnos tales como: Sato Kinbei, Kimura Masashi, y Akimoto Fumio, entre otros. Takamatsu decidió trasmitir los Ryu Ha a Masaaki Hatsumi en el año 1968; desde ese entonces ya no recibió más alumnos, sino que todos pasaban a Masaaki Hatsumi. Retirándose de esta manera, Takamatsu, para llevar a cabo una vida religiosa.

El 2 de abril de 1972, muere el invencible tigre de Mongolia a los 84 años de edad, un gran maestro con la realización completa. Como Takamatsu no tenía hijos, el encargado de realizar el ritual funerario en el que se coloca agua en la boca del fallecido, fue Masaaki Hatsumi; que fue el único de los discípulos que atendió el funeral. Los restos del maestro descansan en el cementerio de Nara.

 

COPYRIGHT © 2009  NINJAS PERU S.A.C.